facebook
Published On: Fri, Nov 4th, 2016

¿Cómo cambió la vida del vendedor de empanadas que rechazó a Carlos Slim?

Francisco ‘Paco’ Orihuela, el vendedor de empanadas que le dijo “no” a Carlos Slim, se esconde de la fama: “no me quiero desviar”, dijo a Gala TV de Acapulco.

Desde que un video de sus estrategias de marketing se hiciera tan famoso en las redes que un miembro de la familia Slim le ofreció trabajo y una beca -que rechazó-, el joven de 15 años ha decidido no salir a vender más empanadas porque quiere esperar “que baje un poco el boom”, le contó a la televisora local.

“A lo mejor mucha gente se acerca y puedo irme por otro lado y empezarme a desviar de lo que tengo en mente”, agregó. Su meta, lo ha dicho, es convertirse en el “mercadólogo del futuro“. Por eso, ya se abrió una página de Facebook.

En el sitio web, Paco ofrece consejos de marketing, sube sus videos y pretende compartir la música que le gusta, especialmente de grupos como Kiss y The Beatles, que escucha gracias al hábito de sus padres, quienes le educan de manera particular y le hacen presentar luego exámenes de suficiencia.

Henry RomeroReuters

Sus padres, un periodista y una productora, aseguran que Paco es un joven “muy amado, muy resguardado”, a quien le apasionan lecturas como “El vendedor más grande del mundo” y “Piense y hágase rico”.

Cuando le preguntan por qué rechazó la ayuda de los Slim, contesta con naturalidad: “Lo que pasa es que me gustaría, cuando llegue a ser alguien, decir: “lo conseguí por mis lágrimas y mi sudor, me costó pero lo logré“. Eso sí, aclara que siempre será receptivo con los inversionistas.

Todo tiene su tiempo, afirma él, para dejar claro que disfruta su edad. Con o sin video viral, el objetivo de su jornada es cerrar las ventas y en unos años, por supuesto, fundar su propia cadena: Las empanadas de Paco, le contó a El Universo.

En varias entrevistas difundidas en redes sociales, Paco afirma que el propósito del video no es pedir dinero: “el mensaje es que le echo ganas”. Ni caridad ni bondad: trabajo.

Nazareth Balbás