Published On: Sat, Nov 12th, 2016

Dejan al descubierto el pasado de Melania Trump y su familia

Según el Diario Mundo Hispánico Melania vivía en una modesta casa construida por su padre, un comunista y vendedor de piezas de automóviles, sin embargo Melania Trump tal vez siempre soñó con un estilo de vida de lujo.

Y es que hoy en día la vida de Melania Trump como la esposa de un multimillonario, está muy lejos de lo que fue su infancia, donde vivió en un estado comunista.

Daily Mail publicó unas fotografías inéditas de la próxima primera dama, en su ciudad natal, donde hablaron con algunos de sus amigos de la escuela y donde lograron captar su propia casa blanca, la que construyó su padre.

La infancia de Melania Knavs en la tranquila ciudad industrial de Sevnica – ahora parte de Eslovenia – en la década de 1970 y 80’s fue diferente a la de cualquier primera dama.

Su padre Viktor era un miembro del Partido Comunista que estaba bajo el mando del dictador yugoslavo Mariscal Tito, y por lo tanto Melania creció junto a su familia en una serie de apartamentos modestos.

Aunque según el diario Viktor también tenía ambiciones capitalistas que contagió a su hija.

Viktor, un vendedor de piezas de automóviles, conducía un Mercedes, y para cuando joven la Melania tenía 16 años, había construido una casa en la pequeña ciudad de Sevnica – población de 4.500 – para descansar los fines de semana junto a su familia. La propiedad está en las orillas del río Sava.

5b6797414c038f8e971592488dc22db7
Los padres de Melania. (Foto Donald Stewart/PacificCoastNews.comSource:australscope).

Mientras tanto, la madre de Melania Amalija trabajó como ejecutivo en una fábrica textil. Ella viajaba a Milán y París y le traía historias a Melania, las cuales la inspirarían para hacer su nombre en la moda internacional, algo que la llevaría a su encuentro Donald Trump.

Amigos de la escuela, recuerdan a Melania como una chica estudiosa que prefirió sus libros.

Su vecina y amiga de la niñez Mirjana Jelancic, de 45 años, quien es ahora directora de la escuela primaria en Eslovenia a la que ambas asistieron, dijo: “Amaba todo lo relacionado con el arte y el diseño. Ella siempre quería renovar las cosas viejas para hacerlas como nuevas”.

Jelancic dijo que Melania, ahora de 46 años, a menudo mostró sus dotes diplomáticos, al actuar como una mediadora durante los conflictos en el parque infantil. “Ella tenía una fuerte personalidad. Era inteligente y sabia. Ella creció en una sociedad cuando no había tanta libertad. Ella sabía que había un mundo más grande por ahí, porque su madre había ido a desfiles de moda como parte de su trabajo”.

“Ella quería algo más de la vida, pero nunca me dijo que quería ser modelo. A ella le gustaba tejer y hacer ropa”.

“Su padre siempre tenía un Mercedes y Melania y su hermana Inés lo limpiaban todos los sábados. Ella siempre estaba leyendo libros, revistas de moda y catálogos. Los niños a menudo la llamaban para jugar, pero estaba ocupada leyendo”, agregó.

 Melania, junto a sus padres y su hermana se trasladaron a un apartamento en la capital de Eslovenia, Ljubljana, cuando tenía unos 14 años, y ella comenzó en la escuela secundaria de la ciudad a estudiar diseño y fotografía.

Pero su familia aún conserva su casa de Sevnica, la construcción pintada de blanco, con un balcón la cual visitan regularmente, pues aunque sus padres han vivido en Nueva York en los últimos años, su papá todavía es dueño de la casa y regresan una vez o dos veces al año.

Melania tenía 16 años cuando fue descubierta por un fotógrafo de moda y la invitó a posar para él. Él dijo: ‘Vi a esta chica alta, de cabello largo y piernas largas por lo que de inmediato me presenté. Ella era un poco cohibida cuando por primera vez la fotografié, pero aprendió muy rápido y se relajó”.

La semana pasada, su medio hermano Denis Cigelnjak, de 51 años, que vive en la antigua ciudad minera de Hrastnik, a 15 millas de Sevnica, dijo que espera un día poder celebrar con Melania.

Denis nació después de que el padre de Melania tuvo una breve relación antes de su matrimonio. Documentos de la corte muestran que Viktor Knavs negó ser el padre del bebé de Marija Cigelnjak, pero su paternidad se comprobó mediante análisis de sangre.

Viktor nunca ha conocido a su hijo. Denis ahora trabaja en una tienda de herramientas eléctricas y vive con su pareja y su hija Maja Mimi, “les deseo lo mejor. Creo que se va a hacer una buena primera dama”, finalizó.