facebook
Published On: Tue, Jun 21st, 2016

Dejó que su hija fuera a una fiesta de pijamas. Al día siguiente apareció la horrible verdad …

A los diecisiete años de edad, a Shelby Lyn Allen le iba todo muy bien. Era una estrella del deporte en su escuela de secundaria, así como una de las mejores estudiantes. Pero cuando llegaron las vacaciones de Navidad cometió un error que terminó siendo la peor decisión de su vida.

Shelby, una buena chica y una hija querida, preguntó a su madre, Debbie, si podía pasar la noche en casa de su mejor amiga, Alyssa. Debbie aceptó inmediatamente. Conocía a Alyssa desde hace mucho tiempo, y conocía también a su padres. Estaba segura de que Shelby estaba en buenas manos.

Shelby y Alyssa se reunieron esa noche, y las dos salieron de noche a por comida hasta una tienda de tacos. A continuación, recibieron un mensaje de texto de otro amigo – que llamaremos “Jane”. Jane iba a pasar la noche con sus padres y hermanos mayores, e invitó a Shelby y Alyssa a que se unieran a la diversión.

Ella señaló que había estado bebiendo con su familia …

Alyssa y Shelby fueron a casa de Jane. Cuando llegaron, se unieron a la fiesta, pero no tomaron nada de alcohol. Los padres de Jane se fueron a la cama alrededor de la 1:00 de la madrugada, y advirtieron explícitamente a las chicas que no tocasen el alcohol. Recomendaron que las chicas se fueran a la cama a una hora razonable.

Una vez que los padres estuvieron dormidos, las cosas empezaron a irse de las manos. Las tres chicas empezaron la fiesta. Había bar en casa, así que decidieron tener un poco de diversión.

Shelby indicó que ella quería beber 15 chupitos de vodka. Hay que tener en cuenta que Shelby pesaba 48 kilos, y que no sabía acerca de los peligros de la intoxicación por alcohol.

Sinceramente, no sé por qué ella tenía ese número en su cabeza “, dijo Alyssa a Good Housekeeping. “Tal vez vio a alguien que lo había hecho en una fiesta. Shelby era una atleta [ella había jugado a voleibol y estaba en el equipo de atletismo]; y tenía un espíritu competitivo. Le dijimos que era una mala idea, pero estaba decidida a cumplir su objetivo “.

A la 1:58, cincuenta y ocho minutos después de haber comenzado a beber, Shelby llegó a su meta de 15 chupitos. Los mensajes de texto que había enviado a sus amigos habían comenzado a ser cada vez más incoherentes, y estaba claro que el alcohol había hecho mella en el cuerpo de Shelby.

Se puso mal y se dirigió al baño a vomitar. Cuando se desmayó, Jane la ayudó a salir del baño.

 

Después de un rato, Jane sintió que algo no iba bien y envió un mensaje a un amigo y le pidió ayuda. Sabía que algo no estaba bien …

Ella no está sobria en absoluto“, decía el mensaje de Jane. “Me estoy volviendo loca, no sé que hacer“, “Shelby está mal, [nombre del amigo omitido] Necesito j______ necesitooooo ayuda …” y “Shelb sólo hace unos ronquidos agitados. Te necesito en este momento “.

Se ofreció a venir, pero que tenía que decirle a su padre a dónde iba. Jane decidió entonces abandonar la idea, y le envío a su amigo un último mensaje: “Parece que está mejor Shelby 🙂“.

A la mañana siguiente, a las 8:00 AM, Jane dijo a su padre que Shelby no se sentía bien. No había ni un atisbo de peligro en su estado, por lo que el padre de Jane no se sintió alarmado de que algo estaba mal.

Una hora más tarde, Alyssa se despertó y se dio cuenta del estado de su amiga. Shelby todavía estaba inconsciente sobre el inodoro, con el labio abierto después de que vomitara violentamente la noche anterior.

Llamó al 911 de inmediato. Cuando los paramédicos llegaron a la escena tenía un pulso débil y estaba casi sin vida. A las 9:40 AM, Shelby Lyn Allen fue declarada muerta.

Su nivel de alcohol en la sangre fue de 0,33. Es decir, cuatro veces el límite legal para los adultos en California.

Después de la pérdida de un niño por SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) en 1987, Debbie (la madre de Shelby) sabía lo doloroso que era y deseó que nunca le volviera a suceder a ella de nuevo. Sin embargo, la tragedia la golpeó de nuevo. Recordó algo de Shelby antes de que ella muriese:

Poco antes de perder a Shelby, vimos Magnolias de acero juntas; Shelby, la hija, muere en la película, y recuerdo que pensé mientras veía a mi querida niña a mi lado, ¿Cómo podría estar sin ella? Le dije a mi Shelby, ‘No dejes este mundo antes que yo; No podía soportarlo de nuevo.’ Estuvimos llorando juntas, y ella dijo: ‘Mamá, no te preocupes; ¡No quiero!’

Debbie y su familia se quedaron con los mensajes de texto y fotos del teléfono de su hija.

Debbie fue a la policía para dar explicaciones de lo sucedido. En California, los que beben alcohol son los responsables y los que lo proporcionan están exentos. En este caso, los padres de Jane no fueron acusados de proporcionar el alcohol.

Pensaron que la decisión de Jane de no llamar al 911 cuando Shelby comenzó a convulsionar debió considerarse homicidio involuntario; Sin embargo, el juez no estuvo de acuerdo con el planteamiento.

Debido a la trágica muerte de Shelby, Debbie se ha comprometido a no dejar que otros padres sufran la misma suerte y está dedicando su vida a la educación de los adolescentes y los padres sobre las consecuencias del consumo de alcohol. Ella ha iniciado una fundación para la educación en la intoxicación por alcohol llamada “Las reglas de Shelby”.

Mi hija tomo malas decisiones aquella noche, pero los adolescentes toman malas decisiones. Es nuestra responsabilidad como adultos ayudarles a sobrevivir a esas malas decisiones. La vida te da dos opciones cuando se sufre una tragedia: Abandonar o seguir adelante. Tengo un marido y otro hijo al que amar y cuidar. Debo seguir adelante, por su bien, no por el mío“, dice Debbie. “Pero ahora también tengo la pasión de una madre para educar a los adolescentes sobre los peligros de la intoxicación por alcohol en medio de esta nueva cultura que fomenta el consumo excesivo de alcohol – un peligro sobre el que muchos no saben nada, y un peligro que mi familia aprendió de la manera más dura imaginable. No es cuestión de ser fuerte; se trata de una cuestión de hacer lo que hay que hacer, sin importar cómo te sientes, sin importar lo triste que estés. Creo – y lo creí casi de inmediato – que esto es lo que Shelby hubiera querido que yo hiciera “.

Dejó que su hija fuera a una fiesta de pijamas. Al día siguiente apareció la horrible verdad ...

¿Que piensas? Queremos conocer tus pensamientos. Háznoslos saber en los comentarios.

Y por favor COMPARTE esto con sus amigos y familiares.

Fuente: Shareably