Published On: Thu, Sep 15th, 2016

Él murió con 12 años y despertó con 19 en una clínica. Su madre deseaba que estuviera muerto

Martin Pistorius era un joven de 12 años divertido y alegre. Vivía con sus padres en Sudáfrica y su gran sueño era ser ingeniero electrónico.

Pero por el contrario, lo que ocurrió es que una misteriosa enfermedad se empezó a apoderar de él. Siempre estaba despierto, no podía apenas caminar y se quedó mudo. Para los médicos su enfermedad era todo un enigma y la única aclaración que le dieron a sus padres es que él sufría de algún tipo de meningitis.

YouTube

Sus padres estaban desesperados. Parecía que no había ninguna esperanza para Martin. El chico estaba casi muerto, su personalidad y todo lo que él era había desaparecido, estaba como un vegetal.

Los padres llevaron a su hijo a casa y le cuidaron con esmero y mucho sacrificio. El padre de Martin se despertaba cada 2 horas en la noche, para girar el cuerpo de su hijo para que no se hiciera daño estando acostado. Pero llegó el día en el que lo llevaron a una residencia asistida. Ellos querían esperar hasta que muriera. Como dijeron los médicos, eso sería lo mejor.

Pero lo que nadie podía preveer sucedió: Martin no murió, su cuerpo no estaba vacío y él no estaba ausente. Todo lo contrario: después de 2 años, despertó repentinamente un día y empezó a percibir su entorno. Y a continuación, todo volvió a la normalidad dentro de su cuerpo. Lamentablemente nadie lo notó, ya que no podía moverse.

Pero el momento decisivo llegó cuando su madre le dijo: “¡Espero que mueras!”

Este hecho fue tan fuerte que causó un gran impacto en Martin. Comprendió que tenía que deshacerse de todos sus pensamientos negativos y pensar de manera positiva. Debía tener nuevamente el control sobre su cuerpo y su vida. También por su madre, a quién podía entender muy bien, ya que no tenía forma de saber que él estaba totalmente consciente. Ella solo miraba a su hijo vegetal, medio muerto tirado en una cama.

YouTube

Aprendió a través de la posición del sol a saber qué hora era, reaccionaba a los test y podía reconocer objetos siguiéndolos con la mirada. Los médicos se dieron cuenta de repente de estas señales y notaron que “aún había alguien allí dentro”. Y él siguió mejorando y tomando fuerza; pasado un tiempo ya podía sentarse en la silla de ruedas y, poco a poco, encontrar el camino de vuelta a la vida. De repente, ocurrió lo que casi nadie esperaba: regresó a la vida con tanta fuerza que incluso quería empezar a estudiar. Encontró trabajo como especialista informático y fundó su propia compañía.

Escribió un libro contando su historia, “Ghost Boy” (niño fantasma), porque quería compartir su experiencia con todos: “Yo estaba ahí, pero nadie me podía ver. Era como un fantasma. Un chico fantasma”.

YouTube

Lamentablemente, perdió parte de su capacidad para hablar y debe comunicarse con ayuda de un ordenador. Pero esta invalidez no evitó que conociera a Joanna, la mujer con la que se después contrajo matrimonio. Ahora él vive feliz con su mujer en Londres.

YouTube

Su historia es increíble, puesto que nadie contaba con que él pudiera despertar y ser una persona tal como lo era antes de sufrir esa extraña enfermedad. Especialmente, los médicos y su familia. Además estuvo todo el tiempo despierto. Su historia brinda esperanza, pues él vivió algo espantoso y sobrevivió para contarlo en un libro.

Comparte esta impresionante historia de un hombre que estuvo por años atrapado consciente dentro de su cuerpo, y que al final venció, viviendo para contarlo al mundo entero.