Published On: Thu, Nov 3rd, 2016

Esta mujer está viendo la TV cuando le nota algo terrible al presentador. Inmediatamente escribe un email

Los programas de televisión conocidos como “reality shows” ya llevan algún tiempo al aire. Desde “Supervivientes” hasta “Gran Hermano”, este tipo de programas son los más exitosos actualmente. Pero algo totalmente inesperado sucedió hace poco detrás de las cámaras con uno de los presentadores del programa de HGTV, “Flip or Flop” (algo así como “La gloria o el fracaso”). El show le sigue los pasos a Tarek y Christina El Moussa mientras renuevan y revenden casas por todo California, a esta actividad se le conoce como “flipping” (darle de vueltas). Además, se involucran en la vida privada de los anfitriones.

Ambos son unos conductores alegres y divertidos, pero la vida nunca ha sido un camino de rosas para ninguno de los dos. En 2013, una enfermera estaba viendo el programa cuando notó que Tarek tenía un bulto sospechoso en la garganta.

YouTube/ Inside Edition

Inmediatamente envió un correo electrónico al equipo de producción del programa para sugerirle a Tarek que visitara un doctor lo más pronto posible. Afortunadamente, él siguió el consejo y terminó yendo al hospital. Resultó que tenía cáncer de tiroides en fase 2 (de 4). Finalmente, Tarek, relacionó los extraños síntomas que había estado presentando desde mucho tiempo atrás, tales como tos y dolor de garganta. Siempre había pensado que su tos se debía a su adicción al tabaco.Tarek, Christina y su hija tenían miedo de que Tarek no pudiera sobrevivir a los tratamientos. Tarek se sometió a una cirugía de emergencia en la cual le extirparon la tiroides y los ganglios linfáticos de alrededor. También le aplicaron radioterapia. Todos sus tratamientos tuvieron serias consecuencias para toda la joven familia. Tarek ya no podría tener más hijos en el futuro, así que decidieron congelar algunas muestras de esperma, ya que la pareja había planeado tener una familia más grande.Después de algunos abortos, Christina quedó embarazada por fertilización in vitro. Dos años después de recibir su diagnóstico inicial, Tarek volvió a ser padre: de un niño, Brayden James.Tarek tuvo la oportunidad de conocer a Ryan, su salvadora, en un programa de televisión, después de completar sus tratamientos. El ex enfermo de cáncer estaba convencido de que si ella no hubiera visto el programa con tanta atención, nunca hubiera acudido a la consulta del médico, y lo más probable es que le hubieran detectado el cáncer demasiado tarde.


La pareja está encantada con el desenlace de esta historia y tienen la esperanza de que el cáncer no regrese. Sin duda, todo esto nos muestra que no sería una mala idea consultar con tu médico cualquier síntoma raro a la primera oportunidad. Uno no siempre corre con tanta suerte como Tarek, y lo mejor es detectar el cáncer a tiempo.