Published On: Fri, Oct 14th, 2016

¿La eliminación total del CUC en Cuba podría comenzar en 2017?

doble-moneda-cuba-644x362_0

¿Es la dualidad de monedas un muro de contención al crecimiento en Cuba? ¿Está frenando este fenómeno la inversión extranjera en la Isla?

El sentido común de los que no sabemos mucho de números, indicaría que sí, pero si a ello sumamos las opiniones de concienzudos analistas que respaldan ese criterio con elaborados razonamientos, pues entonces la intuición se convierte en certeza.

Sin embargo, a veces querer no es poder, y lo cierto es que el fin de la doble moneda en Cuba parece ya el “cuento de la buena pipa”, ese que nos desesperaba de pequeños por no encontrar la forma de ganar en aquella trampa verbal que no tenía salida.

Sin embargo, el laberinto financiero de la doble moneda puede que esté próximo a resolverse.

Así lo asegura un contundente reportaje de Cubanet que afirma que Raúl Castro ha dado un ultimátum a los organismos e instituciones financieras cubanas para que se ejecute el llamado ‘día cero’ antes del 31 de diciembre del presente año”.

Así lo habrían ratificado a la citada publicación altos funcionarios de los ministerios de Economía y Finanzas y Precios, cuya identidad, como suele suceder en estos casos, no ha sido revelada por cuestiones de seguridad.

Es evidente que la doble moneda complejiza el esquema financiero de la Isla, confunde, frena, nos hace todavía más bichos raros a los ojos del mundo, y sobre todo, nos hace esperar, algo a lo que, inevitablemente, los cubanos ya estamos acostumbrados.

Un funcionario del Banco Nacional de Cuba, citado por la mencionada publicación, pone fecha a la buena nueva:

“El 2017 debe comenzar con la total eliminación del CUC. Desde hace meses, de manera discreta, se han venido implementando medidas para ir disminuyendo su circulación e ir recuperando el exceso de circulante en manos de la población. Estamos hablando de cifras que superan los cien millones de dólares y que no pasan por los bancos”.

Y añade:

“Uno de los factores que ha demorado la unificación es precisamente el exceso de circulante y el evitar un fenómeno inflacionario catastrófico con la medida. (…) Primero había que retirar todo ese dinero que sabíamos estaba en manos de cuentapropistas y en el mercado negro y que no regresa a nuestros bancos porque se han creado otras estructuras bancarias alternativas, ilegales, que hoy tienen en sus manos, (…) calculamos más de un 40 por ciento del dinero emitido (por el Banco). Eso era un problema”.

Pero ¿qué fase se estaría atravesando actualmente? ¿Por qué antes de fin de año? Cubanet y sus misteriosos entrevistados responden:

“Tiene que ser antes de fin de año porque esa es la orden y ya se trabaja en los detalles finales. (…) Estos han sido los meses más difíciles porque la unificación ha obligado a medidas que han incrementado el desabastecimiento en las redes de comercio, medidas que se han unido a otras que buscan incrementar las reservas de divisas. (…) El gobierno se prepara para solicitar créditos millonarios a organismos internacionales que necesitan garantías, y estamos en proceso de  negociar deudas acumuladas durante décadas que suman más de 30 mil millones de dólares”.

¿Qué se puede esperar? ¿Qué podría pasar? Otro funcionario del Ministerio de Finanzas ofrece detalles:

“Se ha venido anunciando desde el 2014, después se tuvo que aplazar hasta finales del (20)15 pero ya no puede esperar más porque paraliza otras cuestiones. (…) Ahora se está discutiendo cómo quedará fijada la tasa de cambio que sin dudas disminuirá notablemente. (…) La unificación vendrá unida a una disminución de la tasa de cambio actual y de algunos precios, no de todos, pero esa no es la parte más importante por ahora pues continuará el desabastecimiento debido a las políticas de disminuir las importaciones, elevar la productividad y la eficiencia de las empresas estatales y continuar aumentando las reservas de divisas. (…) Se manejan tasas de entre 15 y 18 (CUP) por cada CUC. (…) Se dará un tiempo prudencial para que las personas acudan a las sucursales y casas de cambio, las cuales se regirán por la tasa de ese día (…). Las personas que tengan cuentas en CUC no serán afectadas por la devaluación porque se les respetará la tasa de cambio vigente en el momento en que abrieron las cuentas”.

El citado medio menciona la posibilidad, también, de una devaluación del peso cubano:

“No hay confianza en los bancos por parte de las personas, por un lado, pero tampoco hay una productividad que respalde el cambio, de modo que todo conspira a favor de una devaluación, o mejor dicho, de un aumento de la devaluación porque la estabilidad del peso cubano no es real (…). Se pudieran esperar reacciones de descontento porque el CUC causa un efecto psicológico, parece que estás pagando menos pero cuando todo sea en moneda nacional muchas personas tendrán por vez primera una idea de lo pobre que son. (…) Por eso se decidió comenzar el cambio en las redes de comercio y no de manera brusca. (…) Por una parte hay muchos que se beneficiarán con la disminución de la tasa de cambio porque podrán adquirir más dólares con su salario pero ¿qué pasará con quienes guardan su dinero por otras vías o simplemente bajo el colchón? (…) También se ha comprobado que la gente está acumulando dólares (norteamericanos) previendo el día cero y se ha comenzado a controlar la venta de divisas y hasta se pudiera llegar a un corralito porque la estrategia es retener y acumular divisas”.

Mientras tanto, los cubanos siguen preocupados y esperan que el llamado “día 0” no se convierta en una reducción de su ya maltrecho poder adquisitivo.

El consejo es que se empiece desde ya a preguntar a los oráculos, porque lo cierto es que el tema promete.

Fuente:CiberCuba.Com