facebook
Published On: Mon, Aug 8th, 2016

La increíble respuesta sobre la pobreza de un niño millonario. Una gran lección de vida

Vivimos en un planeta con un ritmo frenético, con ansias de poder y éxito continuos. A veces, gastamos por encima de nuestras posibilidades, no porque lo necesitemos realmente, sino para presumir de ello y aparentar algo que no somos.  Por eso necesitamos de vez en cuando mirar con otra perspectiva lo que realmente importa en la vida. Nos damos cuenta de que, a la hora de hablar con sabiduría sobre este tema, existen dos tipos de personas que tienden a ser muy tajantes y precisos con su respuesta.

Hace poco nos hicimos eco de una popular historia, que no se sabe por quién fue escrita pero que lleva circulando por la red durante años, y nos muestra lo inocente, pero sabia, que puede llegar a ser la mente de un niño.

Lee a continuación la increíble perspectiva de este chico sobre la riqueza y la pobreza y lo que realmente significa cada una de ellas.

Un día, un padre de familia adinerada se fue con su hijo de viaje por el campo con el único propósito de enseñar a su hijo cómo era la pobreza y lo que significaba ser pobre. 

Pasaron un par de días y noches en una casa antigua y casi abandonada, cerca de una granja, intentaron simular lo que era considerado vivir como una familia pobre.

Al terminar esta experiencia y de vuelta a casa, el padre preguntó a su hijo si le había gustado el viaje.

“Ha estado genial,” respondió el hijo.

“¿Te has dado cuenta de cómo vive la gente que es pobre?” preguntó el padre.

“Sí, desde luego,” respondió el hijo.

Entonces, ¿qué has aprendido de esta experiencia”? preguntó el padre.

 

El hijo contestó lo siguiente, “Pues me he dado cuenta que nosotros tenemos un perro y ellos cuatro”.

“Nosotros tenemos una piscina que ocupa medio jardín y ellos tienen un arroyo que no tiene fin”.

“Nosotros tenemos que comprar linternas y luces exteriores para iluminar el jardín, y sin embargo ellos tienen las estrellas por la noche”. 

“Nuestro patio no llega más allá del muro que separa nuestra casa de los vecinos, y ellos tienen todo el horizonte”. 

Wikimedia Commons

“Nosotros tenemos una pequeña parcela para vivir y ellos tienen campos que llegan más allá de donde nuestra vista puede alcanzar”. 

“Nosotros tenemos empleados que nos sirven, pero ellos sirven a otros”. 

Nosotros compramos nuestra comida, pero ellos cultivan la suya”. 

 

 

“Además tenemos muros alrededor de nuestra parcela que nos protegen, pero ellos tienen amigos que los defienden”.

El padre estaba boquiabierto. 

Entonces, su hijo añadió lo siguiente: “Me ha demostrado lo pobres que somos en realidad”.

En la sociedad en la que vivimos hace que muchas veces olvidemos lo que tenemos y sólo nos preocupemos de lo que no tenemos. 

Lo que no es necesario ni valioso para alguien es lo que más desea otra persona. Esto significa que la pobreza y la riqueza es subjetiva, depende de la perspectiva con la que se mire.

Por eso la perspectiva inocente de este niño nos ha encantado. ¿Te ha gustado esta historia? ¿Compartes la opinión de este pequeño?

¡No dudes en compartir esta historia con todos tus amigos!