facebook
Published On: Sun, Oct 23rd, 2016

La niña de 13 años baja gritando las escaleras. Lo que tiene en el cuello es horrible

Jackie Fedro es una feliz madre que vive con su familia en Chicago, Illinois, EEUU. Cuando su hija mayor, Gabbie, tenía 13 años, Jackie le trajo por Navidad aquello que tanto deseaba: su propio teléfono móvil. La niña estaba contentísima pero nadie pudo imaginar lo que el móvil acabaría provocando en la familia.

Facebook/Jackie Fedro

Un día, mientras hablaba por su propio teléfono, Jackie oyó un grito que le heló la sangre. Su hija Gabbie bajó las escaleras corriendo y llorando mientras se apretaba el cuello con una mano. Lo que le mostró a Jackie la aterrorizó.

 

Gabbie tenía varias quemaduras en el cuello. La niña había usado su teléfono mientras se estaba cargando. Cuando el cable del cargador hizo contacto con la cadena que llevaba al cuello, causó un cortocircuito que le provocó quemaduras de segundo grado. Jackie decidió publicar las fotos en Facebook para alertar del peligro a los demás porque Gabbie no es la única persona a la que esto ha sucedido. Gabbie llevará estas cicatrices de por vida, pero Jackie quiere evitar que a otros les suceda lo mismo.

Facebook/Jackie Fedro

Facebook/Jackie Fedro

Recuerda: ten cuidado con tu teléfono móvil. Aunque estos han pasado a formar parte de nuestra vida diaria, hay que ser cuidadosos con los aparatos eléctricos, sobre todo cuando estén enchufados. Por desgracia, Gabbie aprendió la lección de manera dolorosa pero quizás otros puedan aprender de su error.