facebook
Published On: Thu, Sep 29th, 2016

Le dicen que su hija es “demasiado grande” para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

Hay pocas fuerzas en la Tierra más poderosas y más feroces que el amor de una madre por su hijo.

Hay madres que han llegado a levantar un coche donde estaba su hijo atrapado; y es que luchan con uñas y dientes para proteger a sus pequeños.

No debería ser ninguna sorpresa que reaccionan con vehemencia similar cuando se trata de cualquier intimidación a sus hijos. Las personas que cometen el error de burlarse de un niño aprenderán rápidamente a no cometer el mismo error dos veces.

Por supuesto, ser testigo de la intimidación de un adulto a un niño siempre es irritante, pero puede ser aún más doloroso cuando el niño se enfrenta a una burla debido a una enfermedad o una discapacidad que está totalmente fuera de su control.

¿El ejemplo más reciente? Una niña con el síndrome de hipermovilidad articular, que hace que caminar sea agotador y tiene que estar parada durante largos períodos.

A veces tiene que usar una silla de paseo para descansar, pero, debido a que su condición no es inmediatamente visible, los adultos lo toman como una oportunidad para burlarse de la niña de 5 años que va en el cochecito.

No hace falta decir, que su madre Rachel Bitmead, quien escribe en el blog Life of My Family and Me, tuvo unas palabras para esas personas negativas que juzgan a su hija sin saber nada acerca de los desafíos a los que ella se enfrenta todos los días.

Mira a continuación su reflexiva respuesta a las personas que se burlan de su hija.

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

Esta carta abierta es para todos ustedes que han visto y juzgado a mi hija en los últimos días – mirándola, frunciendo el ceño, y con esos pequeños murmullos detrás de la espalda pensando que no podía oírlos”.

“Ven y habla conmigo y pregúntame por qué mi hija es tan grande y está en una silla de paseo”

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

La razón es que la señorita M, mi hija, está sentada en una silla de paseo (no parece muy feliz de ello, si se me permite añadir) porque tiene el síndrome de hipermovilidad articular“.

“Cuando camina más de lo normal o cuando hace demasiado calor, tiene dolor en la parte inferior del cuerpo. Tiene mucho dolor en sus piernas, tobillos y en los pies“.

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

Así que en realidad no puede ir muy lejos sin necesitar ser recogida.

Incluso cuando la recojo, ella no puede poner sus piernas alrededor de mí para que yo la lleve a ella, porque no tiene fuerza en ellas en esos momentos.

Además, para ser honestos, mi espalda no puede hacer frente a su peso y no podría llevarla durante largos períodos de tiempo.

Está tomando medicamentos para el dolor y medicamentos anti-inflamatorios para ayudarle a empezar a sentirse mejor“.

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

No siempre necesita la silla de paseo.

Ha pasado un año entero sin necesidad de ella, pero en las últimas vacaciones ha caminado demasiado y se ha sobre-ejercido a sí misma.

No pienso en llevarla cuando salimos. Deseo no hacerlo, porque el pobre Sr. B tiene que llevarla con él la mayor parte del tiempo.

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

Cuando estamos fuera, le pregunto a la señorita M sobre sus piernas.

Le pregunto: “¿Cómo están tus pies ahora? ¿Te está ayudando la medicación para el dolor? Esperamos que puedas estar caminando de nuevo en poco tiempo”.

Hago esto para darle razones a completos extraños de por qué la señorita M utiliza una silla de paseo.

Y estoy harta de ello.

Le dicen que su hija es "demasiado grande" para un cochecito, la respuesta de mamá fue perfecta

Así que la próxima vez que vea a un niño en un cochecito y pienses que él o ella parece “demasiado mayor” para estar en él, no juzgue ni suponga que el niño o el padre son perezosos. No susurre a espaldas de los padres o esté con el ceño fruncido.

Por un lado, que un niño esté en una silla de paseo no tiene nada que ver con nadie más, y dos, el niño en realidad puede tener una razón de estar usándola.

De una mamá harta que tiene una hija que no puede caminar sin sentir dolor.

Si estás de acuerdo con la opinión de esta madre de que no hay que juzgar antes de conocer los hechos, asegúrate deCOMPARTIR sus palabras.