facebook
Published On: Sun, Dec 4th, 2016

Los peligros del omeprazol: un protector gástrico que destruye tu salud

La automedicación es un grave problema de salud que desafortunadamente ha ido en aumento en los últimos años.

Entre la pereza de acudir al médico, la desconfianza en ellos, o la incapacidad de costear una consulta este fenómeno nos alcanza de una u otra manera.

 Entre los males más notorios de la mala utilización de los medicamentos se encuentra la resistencia a los antibióticos que muchas bacterias han desarrollado, al grado de que existan ahora súper bacterias resistentes a cualquier antibiótico conocido.
Un ejemplo quizá más cercano a nosotros, y que puede afectarnos con facilidad, es la utilización desmedida de medicamentos a base de omeprazol para atacar la acidez estomacal. Si bien el omeprazol es recetado precisamente para evitar úlceras estomacales y sirve para evitar la acidez estomacal frecuente (que ocurre, al menos, 2 o más días a la semana), el desconocer cómo este medicamento actúa en nuestro cuerpo puede llegar a ser un peligro real para nuestra salud.
El omeprazol pertenece a una clase de medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones, en pocas palabras significa que evitan que el estómago produzca el ácido necesario para la digestión de los alimentos. Es posible que transcurran hasta 4 días para notar los efectos del medicamento contra la acidez estomacal, esto puede llegar a desesperar a quien lo ingiere y hacer que aumente la dosis recomendada y por tanto poner en riesgo su salud

Su uso excesivo está ligado a diferentes efectos secundarios, entre los que destacan:
Latidos del corazón irregulares, rápidos o fuertes
cansancio excesivo
Dificultad para respirar
Temblores incontrolables
Convulsiones
Diarrea grave
Fiebre
Las personas que toman omeprazol son más propensos a fracturas de muñecas, caderas, o columna vertebral.
Es importante siempre seguir las recomendaciones del médico y no dejar que otras personas tomen sus medicamentos. Mantenga siempre una lista completa de las medicinas que está tomando, incluyendo las que recibió con receta o sin ella, incluyendo vitaminas y suplementos dietéticos; lleve consigo esa lista cada que visite a su médico o sea admitido a un hospital.
Comparte esta importante información para crear conciencia de los peligros de la automedicación y el uso excesivo de medicamentos.
Fuente:porquenosemeocurrio.com