facebook
Published On: Sat, Jun 25th, 2016

Mientras limpia, la mujer encuentra ESTO de su marido. No tengo lágrimas

Julia se levanta una mañana y descubre que su marido se ha ido. Lleva meses extraño y nada es lo mismo, así que puede imaginar lo que ha pasado. Se levanta de la cama y se despereza, preparándose para una mañana de limpieza intensa. Y entonces encuentra algo que este le ha dejado solo para ella en la mesita de noche. Es una carta a su nombre. Cuando la lee, no puede contener la emoción. Aquí la tienes:

Querida Julia: 

Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. 

En estos viajes de ida y vuelta cada vez paso más tiempo al otro lado y en uno de ellos, ¿quién sabe? Temo que ya no habrá regreso.

Por si mañana ya no soy capaz de entender esto que me ocurre. Por si mañana ya no puedo decirte cómo admiro y valoro tu entereza, este empeño tuyo en por estar a mi lado, tratando de hacerme feliz a pesar de todo, como siempre. 

Por si mañana ya no fuera consciente de lo que haces. Cuando colocas papelitos en la puerta para que no confunda la cocina con el baño; cuando consigues que acabemos riéndonos después de ponerme los zapatos sin calcetines; cuando te empeñas en mantener viva la conversación aunque yo me pierda en cada frase; cuando te acercas disimuladamente y me susurras el nombre de uno de nuestros nietos; cuando respondes con ternura a estos arranques míos de ira que me asaltan, como si algo en mi interior se rebelase contra este destino que me atrapa. 

Por esas y por tantas cosas. Por si mañana no recuerdo tu nombre, o el mío. 

Por si mañana ya no pudiera darte las gracias. 

Por si mañana, Julia, no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que TE QUIERO.  

TUYO SIEMPRE.

T.A.M.R”

Es casi imposible leer estas palabras sin que se escape al menos una lágrima. Es maravilloso leer expresiones de amor tan bonitas como esta, pese a la tristeza que provoca el olvido. Pero a nosotros desde luego no se nos olvidará. Mantengámoslo en el recuerdo compartiéndolo con todos nuestros conocidos. ¡Que viva el amor!