facebook
Published On: Tue, Nov 29th, 2016

Si hubiera conocido el truco de la cuchara, me habría ahorrado toneladas de estrés

¿Sabías  que hay una forma de abrir una lata sin necesidad de usar un abrelatas? Claro está que siempre puedes usar una Navaja Suiza o un multiherramientas, pero no todos cuentan con un ejemplar de estos en casa. Aquí tienes un gran truco con el que puedes abrir una lata. Todo lo que necesitas es una buena cuchara vieja y un poco de fuerza bruta para realizar el trabajo.

La próxima vez que vayas de camping y te olvides del abrelatas y tu Navaja Suiza, que no cunda el pánico. ¡Mientras tengas una cuchara a mano, no pasarás hambre!

YouTube/DaveHax

Primero sostén muy bien el mango y el cuenco de la cuchara. Ahora marca un punto en el borde de la lata.

YouTube/DaveHax

Empieza a frotar el cuenco de la cuchara contra este punto ejerciendo una presión constante.

YouTube/DaveHax

Muy pronto, el suave metal empezará a romperse y podrás hacer un agujero con la cuchara. ¡Estás a un paso de saborear el contenido de la lata!

YouTube/DaveHax

Ya has terminado con la parte dura. Ahora solo es cuestión de tiempo.

YouTube/DaveHax

Introduce la cuchara en el agujero y muévela hacia un lado de manera que, con cada movimiento, vayas abriendo la lata un poco más.

YouTube/DaveHax

Cuando hayas cortado la tapa de la lata casi hasta el punto donde empezaste, puedes parar y abrir la tapa. ¡Hora de comer!

YouTube/DaveHax

Advertencia: ten mucho cuidado al abrir la lata. El borde suele ser muy filoso y te podrías cortar los dedos con facilidad. Si tienes algunos guantes a mano, sería conveniente ponértelos en este paso.

YouTube/DaveHax

¿Alguna vez te imaginaste que sería tan fácil abrir una lata sin un abrelatas?  Una vez que hayas “rescatado” los ingredientes, puedes empezar a cocinar y luego a disfrutar de una buena comida. ¿Qué tal chile con carne para cenar? ¡El maíz ya está disponible!

YouTube/DaveHax

Puedes mirar todo el proceso en este vídeo (en inglés):

En algún momento de la vida, la mayoría de nosotros hemos estado en una situación que nos ha obligado a usar un truco doméstico como este. La próxima vez, este podría suponer la diferencia entre una comida decente o irse a dormir hambriento y de mal humor.

Créditos:

YouTube/DaveHax