facebook
Published On: Wed, Sep 28th, 2016

Todos tenemos estas pastillas en el armario del baño. Funcionan contra la caspa, las espinillas e incluso los callos. ¡Qué buena noticia!

Probablemente, muchos de nosotros llevamos aspirinas en nuestros bolsos o bolsillos, junto con las llaves y el monedero. ¡Nunca sabes cuándo te va a sorprender un dolor en cualquier parte del cuerpo! Y lo que pocos saben acerca de esta pequeñas y maravillosas pastillas es que son muy versátiles. Aquí tienes 10 formas alternativas de usar las aspirinas.

Contra el acné

La aspirina es un poderoso antiinflamatorio. Mezcla dos o tres pastillas trituradas con el zumo de un limón y aplica la mezcla directamente sobre las espinillas. Enjuaga la pasta después de algunos minutos. Advertencia: no uses este remedio sobre heridas o arañazos.

Quita las manchas de sudor

Las manchas de sudor pasarán a la historia si disuelves solo una pastilla en agua tibia y la dejas sobre el área afectada toda la noche. A la mañana siguiente, lava tu ropa como siempre lo haces, y las manchas desaparecerán.

 

Alivia las picaduras de insecto

Para combatir la inflamación o la irritación causada por picaduras de mosquito, disuelve una pastilla en una cucharada de agua. Aplica esta combinación sobre la picadura algunos minutos para calmar la comezón.

flickr/Johan

Ablanda los callos

Si has decidido despedirte de tu piel callosa, mezcla siete aspirinas trituradas con media cucharada de zumo de limón y aplícala sobre las plantas de los pies. Cubre tus pies con una toalla tibia y húmeda y déjala ahí durante 10 minutos. Cuando la piel esté blanda, podrás retirar la piel muerta con una piedra pómez.

flickr/HeelsandFeet

Para un pelo más saludable

El pelo dañado y opaco puede recuperar su brillo con un tratamiento de aspirina con agua. Disuelve algunas aspirinas en una taza de agua y ponte esta mezcla en el cabello unos 15 minutos; después, enjuágalo muy bien. Tu pelo volverá a brillar como antes.

Anticaspa

Para eliminar la caspa, mezcla dos pastillas trituradas con una porción individual de champú y lávate el cabello. Los analgésicos contienen ácido acetilsalicílico, el cual combate los hongos y las bacterias, dos de los principales causantes de la caspa. No obstante, la aparición de la caspa puede tener otras causas, tales como estrés, enfermedades crónicas, un cuidado exagerado del cabello o, por el contrario, muy poca higiene capilar.

Exfoliante

Estas pastillas funcionan de maravilla contra el cutis grasoso y los poros abiertos. Mezcla unas cuantas pastillas con un poco de agua y frota suavemente tu cara con esta mezcla.

Flores que duran más

Para asegurarte de que tus flores duren más tiempo frescas, agrega media aspirina machacada al agua del florero. Ten cuidado de no ponerle demasiada cantidad: ¡una sobredosis tendrá el efecto contrario!

 

flickr/tanjila ahmed

Para limpiar

Las bañeras tienden a acumular espuma de jabón en sus paredes. Para facilitar su eliminación, agrega cinco pastillas disueltas en agua y vacía la mezcla en una botella de espray. Rocía las paredes de tu tina de baño. Deja que la mezcla haga efecto durante 30 minutos; después, limpia la bañera con un trapo húmedo.

pixabay/babylass

Mascarilla facial

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y a su efecto antigrasa, la aspirina es una excelente mascarilla facial. Mezcla siete pastillas machacadas con tres cucharadas de yogur y una cucharada de miel. Deja la mascarilla durante 15 minutos antes de aclarar.

pixabay/ivabalk

¡Es muy útil saber que estos analgésicos tienen muchos otros usos! Incluso, si tienes por ahí algunas pastillas que ya caducaron, puedes usarlas para hacer algunos de estos trucos.